Los médicos del centro de atención telefónica de Madrid se quejan de colapso: "Nos ponen pacientes a lo loco, sin límite"

El Periódico de España: "Nos sentimos absolutamente colapsados. Nos ponen pacientes a lo loco. Hoy, una compañera ha llegado llorando porque la semana pasada han estado fatal". Quien habla (nombre figurado) es Natalia, médico del Centro de Atención Telefónica de Atención Primaria (CAT-AP) de Madrid. Un dispositivo que, según denuncia el sindicato médico AMYTS, no solo asume a sus propios pacientes (aquellos que llaman para hacer una consulta telefónica), sino que ahora, además, por la falta de médicos en verano, tienen que atender a aquellos de otros centros de salud que tienen grave déficit de profesionales. Un "colapso" que niega a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA la Consejería de Sanidad de Madrid que dice que, incluso, están por debajo de la media en atención diaria de pacientes.


El Centro de Atención Telefónica en Atención Primaria es un servicio que la Comunidad de Madrid ofrece al ciudadano para consultas sobre problemas leves de salud -medicación, covid, síntomas respiratorios... -, información sanitaria y trámites administrativos en coordinación con los centros de salud. Está atendido por un equipo de médicos de familia, enfermeras y auxiliares administrativos. 

Fue creado durante la pandemia de coronavirus, para servir de apoyo a los centros de salud. Los médicos que trabajan en este servicio, explican desde AMYTS a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, son profesionales con adaptación de puestos laborales. Es decir, por sus propios problemas de salud (muchos respiratorios y, precisamente, en algunos casos por el covid) no pueden atender presencialmente a pacientes, ya que son muy sensibles a contagios y tienen un puesto laboral específico para ellos.
 

Puestos adaptados

"Algunos son problemas relacionados con el coronavirus y otros no. Algunos, tenemos una limitación física. Otros, una vulnerabilidad con las infecciones. El centro de salud es un lugar muy infeccioso y no podemos someternos a ese ambiente. Por eso, salud laboral, cuando fue la pandemia, nos retiró de las consultas porque no podíamos someternos a los contagios", relata Natalia. El servicio de prevención de Riesgos Laborales adaptó sus puestos.

Oficialmente, trabajan en el dispositivo nueve médicos de mañana y siete de tarde. Pero hay momentos, como ahora, en los que tienen bajas de compañeros, explica. Su trabajo consiste en atender esas consultas médicas generales. La profesional se queja de que siempre tuvieron agendas sobrecargadas (por ejemplo por pacientes que solicitaban recetas) y que nunca saben a cuántos pacientes deben atender en cada turno.

Llamadas a demanda

"La gente llama a demanda", dice. Aunque deberían tener unos cupos de 34 personas en la mañana o en la tarde, actualmente atienden a una media de entre 60 y 90 pacientes. En teoría, cada llamada debe durar cinco minutos, pero la médico dice que eso es imposible porque son pacientes a los que "no conocemos de nada. No puede ser algo rápido".
 

No tenemos límite. Tenemos a nuestros pacientes y nos derivan también los de los centros de difícil cobertura.

Natalia, médico

El problema se lamenta, es que ahora, además, les han echado encima otra carga de trabajo. "Ahora, nos pueden forzar pacientes. No tenemos límite. Tenemos a nuestros pacientes y nos derivan también los de los centros de difícil cobertura, cuando nosotros, ya de por sí, somos un centro de difícil cobertura porque, por ejemplo, no nos ponen suplentes", señala la médico.

Los "parches"

La Gerencia de Atención Primaria "continúa colocando parches en vez de hacer atractivas las plazas de Medicina de Familia y Pediatría y de respetar las agendas laborales", critica AMYTS. El momento de colapso que viven en estos días en el CAT, añade el sindicato, se debe a la saturación que, a su vez, sufren este verano muchos centros de salud de la Comunidad de Madrid donde faltan médicos. Los facultativos del CAT deben de asumir, además de sus propias citas telefónicas, las de esos otros centros de salud.
 

"El temor de estos doctores va en aumento visto los movimientos de las últimas semanas: cada vez que un centro de salud se ve saturado o con falta de médicos, la Gerencia mira al CAT e incrementa la carga de trabajo en ese centro específico", añade el sindicato que, insiste, las agendas que tienen los facultativos están siendo relegadas por esta sobrecarga extra.

AMYTS critica que los profesionales se ven obligados a trabajar "con una grave ausencia de confidencialidad" (todos están ubicados en una sala común)

Además, en AMYTS denuncian que los profesionales se ven obligados a trabajar "con una grave ausencia de confidencialidad" (todos están ubicados en una sala común), sin una regulación concreta de la consulta telefónica, sin un criterio establecido de las consultas que se derivan y bajo la amenaza de ser retirados del puesto que se les había adaptado por problemas de salud". Pide "una regulación concreta" para este dispositivo y que no se use "de parche ante la falta de soluciones reales que necesita la Atención Primaria". 

33,7 atenciones diarias

Desde la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, niegan que "haya colapso" en el servicio. Sirva como ejemplo, indican, que la media de atenciones telefónicas de la última quincena del mes de junio estaba cifrada en 33,7 atenciones telefónicas por profesional "cuando la media pactada y propuesta entre las partes es de 37 atenciones, lo que no se supera, (salvo en momentos muy puntuales, indican) estos números están incluso por debajo de las 34 atenciones presenciales pactadas en las agendas con los profesionales".

Sanidad de Madrid dice que actualmente el CAT presta apoyo cinco centros de salud con un número de consultas (o agendas) delimitado para cada centro

Sanidad de Madrid recuerda que el Centro de Atención Telefónica de Primaria nació hace dos años con una doble función; por un lado, ser un canal de acceso de los ciudadanos para dar respuesta a dudas sobre trámites administrativos y problemas de salud, y, por otro lado, dar apoyo a los centros de salud que puntualmente y por su situación pudieran necesitarlo. 

Actualmente, este apoyo se presta a cinco centros de salud -con situaciones asistenciales más complejas- con un número de consultas (o agendas) delimitado para cada centro. Además, estas consultas (o agendas) que atienden los médicos del Centro se han reducido a la mitad durante este verano con motivo de las vacaciones de los profesionales, abundan. Por tanto, la media está por debajo de lo que los profesionales mismos han pactado, concluye el departamento que dirige Fátima Matute. 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (27)