Ganas… de destruir la sanidad pública

nuevatribuna.es: Nos acercamos a las elecciones autonómicas y no podemos obviar la importancia que su resultado tendrá para la Sanidad Pública madrileña que lleva ya muchos años sufriendo los embates de las políticas del PP, por eso conviene hacer una reflexión sobre la estrategia del gobierno madrileño del PP sobre la Sanidad Pública.


Los planteamientos sanitarios del PP vienen de antiguo, cuando aún era Alianza Popular y se han basado siempre en propugnar un sistema sanitario segmentado en el que las personas con más recursos económicos tengan acceso a prestaciones más o menos amplias y de mayor o menor calidad dependiendo de lo que estén dispuestas a pagar, exista una seguridad social de baja calidad que atienda a los trabajadores asalariados y el resto de la población quede cubierta por la beneficencia. Por el medio se ha puesto en marcha también la subvención directa o indirecta de los centros privados con dinero público.

Como los sistemas sanitarios públicos han acreditado un gran apoyo popular, y eso es un problema para quienes quieren desmantelarlos en un sistema democrático, en el que los gobiernos tienen que revalidarse periódicamente en las correspondientes elecciones, nunca se hizo bandera pública de la privatización de la Sanidad sino que se encubrió siempre con eufemismos (supuestamente se trataba de flexibilizar, modernizar, mejorar, etc) para poder hacer avanzar unas propuestas y actuaciones que solo pretendían debilitar un servicio público básico como el sanitario. 

¿Cómo avanzo el PP madrileño en sus objetivos? Primero se comenzó desfinanciando la sanidad madrileña. Madrid fue la comunidad autónoma que recibió las transferencias con un menor presupuesto por habitante en 2001, con el PP en el gobierno central y en el de la comunidad, y desde entonces se ha mantenido como la autonomía con un presupuesto y/o gasto sanitario siempre en el ultimo o penúltimo lugar entre todas las CCAA, con lo que la insuficiencia financiera se ha hecho crónica y ha debilitado progresivamente la capacidad del sistema sanitario.

Lógicamente con ello se obtiene el objetivo deseado, se saturan aún más las urgencias hospitalarias (agravado por el cierre o deterioro de las extrahospitalarias), con lo que Madrid tienen la mayor tasa de urgencias hospitalarias/1.000 habitantes de todo el país (715,96 versus 536,61), y por fin se dispara la contratación de seguros privados alcanzando Madrid el record de todo el país (el 38.11% de la población tiene un seguro privado), por cierto 2 record de los que, quizás porque son ciertos, no presume la Sra Ayuso.

La Sra Ayuso esta cuadrando el circulo, conseguir un sistema sanitario público debilitado y deteriorado y a su costa un sector privado floreciente. Pero las cosas no son tan sencillas, el sistema público, con sus carencias sigue teniendo una calidad asistencial mucho más apreciable que su alternativa privada y la población lo sabe, y por eso acude a el cuando piensa que tiene un problema grave de salud, por otro lado la población y los profesionales rechazan mayoritariamente este desmantelamiento de la Sanidad Pública y han conseguido paralizar algunas de las iniciativas del PP, que sin embargo continúa intentándolo con un empeño digno de mejor causa. El 28 de mayo tenemos la oportunidad de conseguir un cambio de la situación, consigamos entre todos y todas que la Sra Ayuso no consiga sus propósitos y se quede con las ganas.


Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid