Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

En defensa de la Sanidade Pública

EL PAÍS: El intento de cierre del paritorio y las urgencias pediátricas del hospital de Verín, una comarca de Ourense golpeada por la despoblación del rural, ha reforzado en Galicia las protestas contra la política sanitaria del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo (PP). Miles de personas llegadas de toda Galicia han recorrido este domingo las calles de Santiago exigiendo a la Xunta que revierta todos los recortes presupuestarios y de personal ejecutados en la última década. La movilización ha sido convocada por la plataforma SOS Sanidade Pública.


El episodio de la sala de partos de Verín es un "ejemplo palpable" de la “falta de solidez y de racionalidad” del Ejecutivo autonómico, ha afirmado Aurora Sola, una de las activistas en defensa de la sanidad pública que participó en las protestas contra el cierre. En el manifiesto leído junto a la Catedral de Santiago, bajo la lluvia y en una plaza de A Quintana desbordada, los convocantes han recordado el “patético” cambio de argumentación de Feijóo. El presidente gallego dijo clausurar el servicio por razones “técnicas” y de seguridad para las madres y los bebés, alegando que los médicos perdían pericia debido a la escasez de nacimientos en la comarca. La presión de las protestas ciudadanas en año electoral forzó la reapertura del paritorio y el problema del bajo número de partos en Verín ha desaparecido de las explicaciones de la Xunta.

Las protestas en la sanidad gallega se han agudizado en los últimos dos años, sobre todo en la atención primaria y tras la dimisión en bloque de una veintena de jefes médicos del área de Vigo por la sobrecarga de trabajo y la falta de tiempo para atender adecuadamente a sus pacientes. “La decisión de supeditar la atención primaria a las gerencias hospitalarias, controladas por burócratas al servicio de Feijóo y del PP, supusieron importantes recortes de personal, presupuestos y equipamientos en los centros de salud, que perdieron calidad y capacidad resolutiva, mientras que la población enferma y debe esperar días o semanas para ser atendida”, explican los convocantes de la manifestación de este domingo.

Entre los colectivos de trabajadores sanitarios y pacientes que, llegados de distintos puntos de Galicia, han portado la mayor parte de las pancartas de la manifestación se respiraba este domingo aire de victoria por haber logrado parar el cierre de servicios en el hospital comarcal de Verín. La rectificación de la Xunta, han destacado las plataformas convocantes, “puso de manifiesto que el pueblo cuando se une es capaz de vencer al poder” y “a una Administración que basa su gestión sanitaria en los recortes, las privatizaciones y el engaño, con el apoyo incondicional de la CRTVG que es portavoz del PP”, en alusión a la escasa información sobre el conflicto por parte de la televisión y radio autonómicas que han denunciado los promotores de la protesta en Verín.

Los manifestantes exigen a la Consellería de Sanidade que “recupere los recortes de presupuesto de los últimos anos”, que “ponga en pleno funcionamiento los hospitales” y acabe con la “dedicación publica y privada” de una parte del personal médico, “que se beneficia en la privada de los atrasos en los centros públicos”. Y sobre el argumento de la Xunta de que el origen de los problemas en la sanidad está en la falta de médicos, común al resto de España, señalan la "ausencia de planificación" del Gobierno gallego, controlado desde 2009 con mayoría absoluta por el PP, y las "condiciones indignas" que lleva años imponiendo al personal sanitario.

La protesta ha contado con el apoyo de todos los partidos de la oposición. "Por cada uno que se manifesta, hay una familia que sabe de la falta de servicios que dejan los 11 años de Feijóo", ha apuntado el líder de PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero. Por Galicia en Común, Antón Gómez-Reino ha asegurado que Feijóo es el responsable de "todo esto", de los "recortes en sanidad" y "de lo que está sucediendo en el área sanitaria de Vigo privatizada". Montse Prado, por el BNG, ha cifrado en 2.200 millones de euros las inversiones perdidas desde 2009 en la sanidad gallega por los recortes presupuestarios del PP y Luís Villares, de En Marea, ha subrayado que la multitudinaria manifestación de este domingo es la "segunda severa derrota" de Feijóo después de la reapertura del paritorio de Verín.

El PP de Feijóo ha respondido a la manifestación asegurando que el Servizo Galego de Saúde (Sergas) es "víctima de una campaña de desprestigio orquestada por los partidos de la oposición". "Tengo la sensación de que Galicia tiene hoy la mejor sanidad pública de su historia pero la peor oposición posible", ha afirmado el secretario general de los populares gallegos, Miguel Tellado. El gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, se ha defendido en la misma línea: "Se trata de un tema promovido fundamentalmente por organizaciones de carácter político" que "pueden trasladar en algún momento inquietudes a los ciudadanos", ha señalado en declaraciones recogidas por Europa Press.

 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (17)