Más de 30.000 personas se manifiestan en Madrid en defensa de la sanidad pública

EL PAÍS: Unas 30.000 personas, según datos de la Delegación del Gobierno en Madrid, se han echado a la calle este domingo en la capital en defensa de la sanidad pública y al grito de Ayuso dimisión. En el marco de la 97 edición de la marea blanca, que lleva 11 años criticando la “privatización” y los “recortes” en la sanidad pública madrileña, el movimiento ha regresado con fuerza a las calles después del parón de la Navidad y mantiene un alto grado de respaldo, después del pico de 50.000 manifestantes, según la Delegación, y 23.000 según los convocantes, de la protesta del 22 de octubre.


La bajada de las temperaturas de la capital no ha disuadido a los manifestantes que, convocados por la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública, han mostrado de nuevo su malestar por el doble conflicto sanitario que vive desde hace meses la Comunidad de Madrid, con tres días de huelga esta misma semana en el servicio de urgencias extrahospitalarias, que sigue funcionando a medio gas tras su reapertura en medio del caos y de la falta de personal el pasado octubre, y el regreso también esta semana de la huelga indefinida en Atención Primaria después una nueva negociación fallida, la séptima, una vez concluido el paréntesis por Navidad. A juicio de los manifestantes, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso está llevando a cabo un “deterioro intencionado” de la sanidad con recortes y privatizaciones, por lo que le piden responsabilidades por “cronificar” el daño que inflige al sistema de salud.

Con batas blancas, silbatos e incluso batukada, los manifestantes, que han partido a las 12.00 desde la sede del Ministerio de Sanidad y han recorrido el paseo del Prado, Atocha y la plaza del Museo Reina Sofía, han coreado lemas como si no hay solución, Ayuso dimisión; 2023, la sanidad pública sin solución; la sanidad no se vende, la sanidad se defiende; menos discursos y más recursos o recortar en sanidad es un acto criminal, en una marcha en la que también se han proferido críticas a los consejeros de Sanidad y Hacienda, Enrique Ruiz Escudero y Javier Fernández-Lasquetty, respectivamente.

A la cabeza de la protesta, por delante de una pancarta en la que se podía No a los recortes y la privatización, sí a la sanidad y los servicios públicos, Marisa Torres, portavoz de la Marea Blanca, ha pedido que los responsables políticos “actúen de una vez” para desenquistar el problema de la sanidad en Madrid y ha asegurado que hay “razones” para estar en la calle “con insistencia y persistencia”.

“Si a la Atención Primaria no se le da solución ya, unido a que los centros de urgencias no están funcionando porque los tenemos sin equipos, todo se va a colapsar en las urgencias hospitalarias, como estamos viendo, y de alguna manera, lo que se va a generar es el caos y el derrumbe de todo el sistema público”, ha subrayado. Torres ha denunciado que hay 800.000 pacientes en la región que no tienen asignado “ni médico ni enfermera ni pediatra”, lo que en su opinión choca con la Ley de ordenación sanitaria de la Comunidad de Madrid. “Ellos quieren implantar el sistema público-privado y nosotros estamos totalmente en contra, porque el dinero público tiene que ser para lo público”, ha argumentado.
 

“Debería ser un Ferrari cuando Ayuso ni siquiera ofrece un Twingo”

La líder de Más Madrid en la Asamblea regional, Mónica García, médica de profesión, ha acudido a la protesta para mostrar su apoyo a los manifestantes y, parafraseando la nueva canción de Shakira y el productor argentino Bizarrap, ha asegurado que el Gobierno regional “se las da de campeón y cuando más se le necesita da su peor versión”. “Los profesionales sanitarios ya no lloran, los profesionales están en huelga y actúan”, ha ironizado, al tiempo que ha criticado la “chapuza” y “soberbia” de Ayuso en la gestión del conflicto sanitario y ha pedido que “deje de mirar” a la Moncloa y se centre en los problemas de los madrileños.

También ha echado mano de la canción del momento la coportavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Alejandra Jacinto, que considera que la Comunidad de Madrid, al ser la región “más rica de toda Europa”, se merece una sanidad que sea “un Ferrari”, pero Ayuso “ni siquiera está ofreciendo un Twingo”. En su opinión, la presidenta del Gobierno autonómico pretende desplegar un plan “de negocio” para que la gente que quiera sanidad “se la tenga que pagar”.

 

Una de las manifestantes, Esther Barra, médico de Atención Primaria, ha explicado que necesitan “atender a los pacientes dándoles una calidad que sea la adecuada”, algo que no es posible porque no tienen “tiempo por paciente”. La misma profesional ha indicado que esta es la principal reivindicación, “al menos 10 minutos por paciente”, para lo que es necesario “incrementar el presupuesto para contratar más profesionales, fundamentalmente médicos”. También ha indicado que se necesita que los médicos que acaban la residencia de Atención Primaria se queden en la Comunidad con el fin de que las vacantes se cubran.

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (17)