Madrid aglutina el 50% de los médicos de familia con más de 2.000 pacientes en sus agendas

infoLibre: Es el motivo principal por el que alrededor de 5.000 médicos de familia y pediatras de la Comunidad de Madrid arrancaron un paro indefinido que este sábado —con un parón navideño de por medio— cumplirá dos meses: las agendas de los profesionales están sobrecargadas y eso les impide dar una atención de calidad. En concreto, el 56,79% de los profesionales atendía en 2021 a más de 1.500 pacientes, la cifra que se considera límite para ofrecer un buen servicio, y el 7,87% a más de 2.000, según los datos desglosados este jueves en el V Informe de La atención primaria en las comunidades autónomas presentado por la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP). La organización denuncia, además, que el 50,4% de todos los médicos de familia que tienen una agenda superior a las 2.000 personas trabaja en la comunidad gobernada por Isabel Díaz Ayuso.   


Sin embargo, la situación tampoco es mucho mejor en el resto de España. De hecho, Baleares destaca también por la pésima situación que viven sus profesionales de la primaria en cuanto a la sobrecarga de trabajo. En concreto, y según los datos recogidos por la FADSP, el 89,56% de sus médicos de familia tiene una agenda que supera las 1.500 personas y el 16,28% una que asciende a más de 2.000. Así, esta comunidad, junto a Madrid, supera por mucho los porcentajes generales del país, que se sitúan en 38,17% y 2,49%, respectivamente. Por debajo están Aragón, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra y País Vasco.      

"Es fundamental disminuir la presión asistencial en la atención primaria", reclama la FADSP, que cree que "para ello se precisa, aparte de unos mayores presupuestos, un incremento sustancial de las plantillas que establezca un máximo de 1.300 TSI [tarjetas sanitarias individuales, es decir, pacientes] para profesionales médicos y de enfermería y de 1.000 para pediatría". Alcanzarlo, dice la organización, supondría "a corto plazo un aumento de al menos 8.000 profesionales de medicina y 15.000 de enfermería en atención primaria en todo el país". "A corto plazo debe garantizarse también que no existan profesionales médicos y de enfermería con más de 1.500 TSI asignadas", añade la Federación.

Son estas las cifras que conllevan a que la opinión de la ciudadanía con respecto a la calidad de la atención primaria haya disminuido en 2022: si en 2019 los españoles calificaban este servicio con un 7,29, el año pasado lo hacían con un 6,23. Por comunidades, la peor nota la obtiene la primaria de Andalucía (con un 5,89) y la de Madrid (con un 5,99), ambas también en claro descenso con respecto a hace tres años.

Suspenso generalizado en inversión

La escasez de personal y la sobrecarga en las agendas, según la FADSP, tiene una clara culpable: la inversión. La organización denunció recientemente a través de un comunicado que el dinero que destinan las comunidades autónomas a financiar la primaria es "claramente insuficiente" y muy alejada, además, del 25% de presupuesto sanitario que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). "Las comunidades autónomas [...] demuestran una escasa sensibilidad hacia la Atención Primaria de los gobiernos autonómicos correspondientes", denunció la organización.

En el informe presentado este jueves, insisten: "Deben de incrementarse notablemente los presupuestos sanitarios para la atención primaria, una cifra que se estima razonable es en torno al 25% del presupuesto sanitario público, es decir, unos 10.000 millones de euros más, lo que debe realizarse de una manera escalonada".

Para este año, todas las comunidades están lejos de ese porcentaje. En términos globales, las comunidades autónomas destinarán el 14,99% del presupuesto sanitario a la atención primaria, una cifra que por ejemplo no alcanzan ni Baleares (que invertirá el 14,20%), ni Navarra (13%), ni Madrid, que con un 10,7% es la comunidad que menos dinero público sanitario destinará a este área después de que el rechazo de Vox a las cuentas del Gobierno de Ayuso llevasen a la región a una inevitable prórroga de sus Presupuestos.

Si hablamos de lo que se invertirá por cada ciudadano, mientras la FADSP solicita que este año esa cifra aumente hasta los 540 euros, las comunidades se quedarán en algo menos de la mitad: 268,95. Andalucía (246,5 euros), Baleares (259,4), Cataluña (229,3), Murcia (233,3), Navarra (262,6) y Madrid, que vuelve a situarse en la cola (155,02), ni siquiera alcanzarán ese montante.

Con este escenario, continúan las protestas y las huelgas de sanitarios en defensa de la sanidad pública, especialmente de la primaria. Así, la situación en la Comunidad de Madrid sigue estancada después de que el pasado 11 de enero el comité de huelga se reuniera con la directora general de Recursos Humanos y Relaciones Laborales, Raquel Sampedro, el director general del Proceso Integrado de Salud, Juan José Fernández Ramos, y la gerente de Atención Primaria, Almudena Quintana. El encuentro terminó sin acuerdo ante la falta de propuestas por parte del Ejecutivo, según lamentó Amyts, el sindicato convocante del paro.

"La reunión ha ido mal; desde la primera hemos reclamado hablar con alguien que pudiera manejar presupuesto e inyectar algo realmente tangible en la Atención Primaria, con gestión de la miseria por parte de la Comunidad de Madrid. Hoy nos han sorprendido en lo que para ellos es un avance. No han estudiado sobre la Tarjeta Sanitaria Individual", lamentó la secretaria general de la organización, Ángela Hernández, a la salida de la reunión.

Este viernes a las 00.00 horas, además, los profesionales de la primaria en Andalucía comenzarán también un paro indefinido ante ante "la falta reiterada" de respuesta del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y de la Consejería de Salud y Consumo a sus reivindicaciones, según explicó el Sindicato de Médicos y Médicas de Atención Primaria (SMP). "Tras cuatro años seguimos con prácticamente el mismo salario. Han subido escasamente el valor de la hora de las guardias y ahora nos pagan más por trabajar más horas, pero no era eso lo que pedíamos ni a lo que se comprometieron. Queríamos justicia y equiparación con otras profesiones y puestos, con los compañeros hospitalarios, con otras comunidades y países, y unas jornadas de duración razonable, lo cual no tenemos en muchos casos. No pedíamos trabajar más horas, aunque si se trabajan deberían pagarse mejor", se quejaron.

Más allá de la primaria, en Cataluña, el sindicato Metges también ha anunciado un paro para los próximos días 25 y 26 de enero al que están llamados 25.000 facultativos. Este jueves, tras la última reunión con la Conselleria, el secretario general, Xavier Lleonart, pidió "concreción y calendarización" de las propuestas para mejorar la situación de los trabajadores. Si no, las protestas, a priori, no tienen fecha de fin.     

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (26)