El mapa de la desigualdad sanitaria: la calidad de la asistencia que recibes depende de dónde vives

Cadena SER: El código postal influye mucho en la atención sanitaria que recibimos, desde la cita en el centro de salud hasta la entrada al quirófano. Por ejemplo, para una operación de rodilla o para la colocación de una prótesis de cadera en Galicia o en Navarra hay que esperar tres meses, pero en Extremadura o en Cantabria, casi seis.


Hace justo dos años y medio, la pandemia llevó a nuestro sistema sanitario al borde del colapso total. El coronavirus puso en jaque la columna vertebral de nuestro estado de bienestar. Cuando se cumplen 30 meses desde la declaración del Estado de Alarma, la SER ha intentado analizar, con la ayuda de su red de emisoras, cómo está nuestra sanidad aunque la opacidad de algunas comunidades en la comunicación de los datos hace muy difícil establecer una fotografía exacta.

Afortunadamente, los hospitales han recuperado la normalidad tras dos años y medio de azote del coronavirus. A efectos sanitarios, la pandemia ha pasado. Oficialmente seguimos en pandemia, puesto que la OMS no ha levantado la alerta que activó en marzo de 2020, pero ya no tiene impacto sobre nuestra sanidad. Eso permite analizar la situación de nuestro sistema sanitario desde la atención primaria hasta la intervención quirúrgica.

La primera línea de defensa sanitaria es la atención primaria. Lo primero que hay que decir es que hay cinco comunidades autónomas que no facilitan información de su situación, pese a que la SER la ha solicitado. Son Murcia, Euskadi, Cantabria, Asturias y Canarias. Entre las comunidades que sí facilitan la información se revelan grandes diferencias e incluso dentro de cada región hay mucha disparidad entre distintos centros de salud.

Por ejemplo, en Navarra, Castilla-La Mancha y La Rioja suelen dar cita —como media, porque en todas las comunidades hay centros más saturados en los que es más difícil conseguirla— en menos de 48 horas, en Madrid y Galicia en algo más de tres días, en Aragón, Extremadura y Andalucía en cuatro, en Cataluña en cinco, Castilla y León en seis. Rondan la semana en Baleares y la Comunidad Valenciana, donde por cierto hay centros de salud muy saturados en los que se tarda más de un mes en conseguir cita.
Cita con el especialista

El segundo eslabón de la cadena es la consulta con el especialista, las también conocidas como consultas externas. Aquí hay datos actualizados de casi todas las comunidades, menos Euskadi, Galicia y Cantabria que no los han facilitado. En este capítulo, Aragón y Canarias son las que peor están: El tiempo medio de espera para que te vea el especialista en estas dos comunidades supera los cuatro mese. En Murcia, Andalucía y la Comunidad Valenciana superan los tres meses. En Asturias, Baleares, las dos Castillas, Extremadura, Andalucía, Navarra y Madrid rondan los dos meses. La Rioja es la que presenta mejores datos en este apartado: se espera menos de un mes de media. Cataluña, por su parte, no ofrece cifras globales, pero si facilita medias por servicio. Por ejemplo, en Urología el tiempo medio de espera es de cinco meses y en neurología de menos de tres.

Las pruebas diagnósticas

El tercer escalón sanitario son las pruebas diagnósticas. Conviene aclarar que se trata de pruebas diagnósticas no urgentes. Es decir, que si hay síntomas de que un paciente puede tener algo grave, las pruebas se hacen relativamente pronto en toda España.

Este parámetro es el más difícil de valorar porque hay bastantes comunidades que no publican de manera específica. No hay datos de Euskadi, Galicia, Cantabria, Comunidad Valenciana, Canarias, Aragón o Navarra. Y además, hay comunidades, como Cataluña, que no ofrece medias globales, sino por servicio. Así que, por ejemplo, se puede esperar casi 5 meses de media para una colonoscopia o 2 para una resonancia magnética en Cataluña.

Baleares es la que tiene una mayor demora media en la realización de pruebas diagnósticas: Más de 6 meses. No obstante, si la prueba es para una operación se hace antes de 60 días aunque también hay casos en los que no se sabe si hay que operar hasta que se hace la prueba. En Asturias, hay que esperar más de tres meses, en Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla y León en torno a dos meses y La Rioja y Murcia menos de un mes.
La espera para la intervención quirúrgica

El cuarto eslabón de la cadena sanitaria es la operación. Este parámetro sí lo facilitan todas las comunidades, sin excepción. Al igual que sucede con las pruebas diagnósticas, hay que aclarar que las operaciones oncológicas y traumatológicas o cardiovasculares urgentes -las producidas por un accidente de tráfico o un ictus, por poner ejemplo- se hacen sin apenas demora en toda España. A principios de año había más de 706.000 personas esperando una operación en nuestro país, según los datos del Ministerio de Sanidad.

Como la casuística es muy variada, hemos tratado de ver la demora media en una intervención traumatológica que no sea urgente, como por ejemplo, cadera o rodilla, puesto que es una afección que es incapacitante para el paciente y que tiene una de las esperas medias más elevadas en toda España.

Aquí también se aprecian muy notables diferencias entre comunidades. La espera media va desde los aproximadamente tres meses en Galicia, Navarra, Madrid o Murcia hasta los casi seis meses en Extremadura o Cantabria. Una operación de este tipo requiere de al menos cuatro meses en La Rioja o Castilla-La Mancha y cuatro y medio en Cataluña, Baleares o la Comunidad Valenciana.

 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (19)